Implantes mamarios

El tema en el tamaño del implante es tener en cuenta el cuerpo de la mujer, la piel disponible en las mamas como la elasticidad de la misma, el tamaño del pezón, cantidad de tejido mamario, el tamaño de su cadera y cómo quiere que queden sus senos.



Existen dos clases de implantes, los grandes y los pequeños, pero la elección del adecuado es meramente subjetiva porque depende mucho, como dijimos antes, del cuerpo de la mujer y sus dimensiones físicas, como así también el tamaño del pecho original. Dentro de la amplia gama de medidas podes encontrar prótesis que van desde los 125 cc hasta 1200 cc, que es la medida más grande que se comercializa legalmente (los tamaños más usados son de 300cc a 500cc).

Los implantes pequeños son los más populares ya que tienden a quedar mucho más naturales y se usan generalmente en los casos de mujeres que necesitan más que nada elevar sus mamas antes que otorgarles volumen. Es común que muchas mujeres que optaron por implantes pequeños lamenten luego de no haber elegido otros más grandes.

Los implantes más pequeños son ideales para las chicas que solo quieren rellenar su corpiño y tener pechos naturales que no sean centro de atracción ni que se note que son operados. En cambio los implantes mamarios más grandes son especiales para aquellas mujeres que desean una figura más voluminosa y curvilínea, por consiguiente es más probable que se note que son senos artificiales, sobre todo si la mujer es de contextura pequeña.

La desventaja de los implantes mamarios grandes es que a mayor volumen hay más probabilidades de perder sensibilidad en los pechos, el encapsulamiento y el peso de los pechos puede causar contracturas en la espalda.

Formas de implantes mamarios:

Los más comunes son los redondos y los que tienen aspecto de gota, cada uno de los cuales está especialmente ideado para determinadas características físicas y deseos.

Implantes mamarios redondos: esta es la forma más usada, no solo porque se adapta a casi todas las formas de pechos, sino porque una vez colocados nunca pierden la proyección cuando el mismo organismo los encapsula y rota. Existen texturizados, lisos, perfil alto o bajo, esto depende del tipo de cirugía, debajo del tejido muscular o debajo del musculo.

Implantes mamarios en forma de gota: estos implantes se caracterizan por otorgar una inclinación más suave en los senos, no generando tanto volumen en la zona superior pero sí mayor proyección en la parte baja del pecho. Estos son texturizados para evitar la rotación que puede suceder cuando el cuerpo los encapsula.

Los implantes mamarios Mentor: tienen varios grados de proyección: moderado, moderado plus y alto. Los implantes de perfil alto son una opción excelente para las mujeres que desean una proyección mayor y tienen una pared torácica estrecha.

Colocación del Implante:

Debajo del tejido mamario: con el implante encima del músculo pectoral mayor. Su ventaja es que evita la fricción del pectoral mayor con el implante, lo que permite conservar perfectamente la forma original del implante mamario. La recuperación es rápida. Su inconveniente es mayor riesgo de contracción notoria del tejido de cicatriz en torno al implante (lo que se llama “contractura capsular”), si bien los implantes más recientes han reducido mucho este riesgo. Si tu tejido mamario es delgado, también deberá considerarse la posibilidad de que el implante sea palpable.

Debajo del músculo pectoral mayor: su ventaja, el riesgo de contractura capsular es menor con este método. El inconveniente que presenta es en el periodo de recuperación que suele ser más largo y más doloroso. Como resultado de la presión ejercida por el músculo pectoral mayor y de un movimiento constante de los brazos, el implante también podría desplazarse o deformarse más rápidamente.

Centro Arenales Estética Medica

Abril C.

Esta entrada fue publicada en Belleza y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.